peperonity Mobile Community
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
New to peperonity.com?
Your username allows you to login later. Please choose a name with 3-20 alphabetic characters or digits (no special characters).

IMPORTANT: Choose your name WISELY as you cannot change it later on! This is due to the fact that we will submit your pages to major search engines so that they can be found properly. 
Please enter your own and correct e-mail address and be sure to spell it correctly. The e-mail adress will not be shown to any other user. 
This password protects your account. To avoid typos it must be entered twice. Please enter 5-20 alphabetic characters or digits (no special characters). Choose a password that is not easy to guess! Never disclose your password to anyone. 
This password protects your account. To avoid typos it must be entered twice. Please enter 5-20 alphabetic characters or digits (no special characters). Choose a password that is not easy to guess! Never disclose your password to anyone. 
Stay logged in
Enter your username and password to log in. Forgot login details?

Username 
CAUTION: Do not disclose your password to anybody! Only enter it at the official login of peperonity.com. We will never ask for your password in a message! 
Login
Stay logged in

Share photos, videos & audio files
Create your own WAP site for free
Get a blog
Invite your friends and meet people from all over the world
All this from your mobile phone!
For free!
Get started!

You can easily invite all your friends to peperonity.com. When you log in or register with us, you can tell your friends about exciting content on peperonity.com! The messaging costs are on us.
Meet our team member Marzus and learn how to create your own mobile site!

La Congregación De Las Sombras,parte II blog móvil | lcdlsparteii



27.01.2012 10:50 EST
Capítulo 249: La soledad de Alejandro.
Alejandro lo probó de todas las maneras posibles: pidiéndole a Aurora que le dijera a su madre que fueran a vivir los cuatro en su casa por una temporada, diciendo que él dormiría aunque fuera en el coche aparcándolo frente a la casa... pero Aurora, muy a su pesar, se mostró impasible. Alejandro, en su enfado, quería tratar de convencer a la madre de Aurora de que aquello era una estupidez, pero ella se lo impidió. Se sentía impotente, cargado de argumentos pero inútiles, pues era consciente de que si estuviera en el lugar de su novia, por mucho que le doliera, hubiera tenido que hacer exactamente lo mismo.

Alejandro soportó volver a la habitación con la madre de Aurora, hacerles la cena y comer con ello, pero no abrió la boa en casi ningún momento debido a su enfado. Cuando ya se hacía tarde, Aurora le instó a irse, diciéndole que ya era tarde y que al día siguiente debía trabajar. Él estuvo a punto de iniciar una discusión por eso, pero no quería hacerle aún más difícil el mal trago. Más tarde, por la noche, la llamó.

-Ya sé que nos hemos visto hace poco más de una hora, pero ya te echo de menos...
-Y yo a ti... sé que estás y estará junto a mi todo lo que puedes, y que si no estás más es porque yo no te dejo... No te imaginas la falta que me haces...
-Trata de convencer a tu madre, por favor...
-No será fácil, la abuela la apoya en esto... Quizá dentro de un par de días, cuando no esté tan delicada, intente razonar con ella... Ay, me costará mucho poder dormir sin abrazarte, sin tenerte a mi lado...


Cuando Aurora llegó a su oficina la mañana siguiente, le dieron una bolsa que Alejandro le había traído. Le había preparado una muda de ropa para que no tuviera que trabajar con la ropa que había usado el día anterior. Ella fue a cambiarse al baño, y más tarde estuvieron juntos todo el rato de la merienda. Luego, antes de subir, en el aparcamiento, Alejandro le dio, no sin una inevitable expresión de resignación y tristeza, una maleta llena d ropa suya, para que tuviera qué ponerse la temporada que estuviera allí.

Nada más comer, fue a la mansión. Le dijeron que su jefe aún estaba comiendo, por lo que se fue a la biblioteca a leer. En cuanto Elena llegó, trataron de hacer amuletos animales, y al terminar, se quedó con don Bartolomé aprendiendo hasta la hora de cenar.

Encima, las malas noticias no paraban de llegar. Antes de hacer las apuestas, comprobó que de nuevo, los amuletos animales que había hecho con Elena no funcionaban. Se frustró mucho, pues tanto él como ella se esforzaban al máximo, pero al final cayó en la cuenta de lo que pasaba, y fue a ver a don Bartolomé.

-¿Qué tal, más animado?
-No... Y la verdad, esto no ayuda... Elena es incapaz de hacer amuletos animales.
-Bueno, eso no lo sabes. Solo lo habéis intentado cuatro o cinco veces. Igual es que tarda un poco más a aprender a hacerlo bien, o que tú te has equivocado al darle la fórmula.
-Firmaría que fuera eso... pero no. Lo he confirmado con Luva. Ella tiene un gran potencial, sí, pero no es suficiente para llegar a hacerlos. El umbral necesario para ello está entre su potencial, señor, y el de ella.
-Vaya... Bueno, sí, es un serio revés, pero bueno... Tampoco es algo que necesitemos, o que necesite ella. Lástima, sé que le hacía bastante ilusión...
-Ya, lo sé... Tenía decidido que su amuleto animal fuera un cobaya...
-Bueno, más adelante puedes hacerle uno, si quiere.
-No sé...
-... Alejandro, te veo mal. Quizá sería mejor que te fueras a casa a descansar, y nos vemos mañana por la mañana en casa de mi hermana...
-No, por favor. No quiero irme ya a casa. Me mata estar solo. Necesito estar haciendo algo, lo que sea...


El sábado, ese día sí, pudo estar con Aurora todo el día. Por la mañana les visitó también, como había dicho, don Bartolomé, y comió con ellos. A Alejandro le daba igual si debía cocinar y limpiar, mientras fuera al lado de su novia. Lo malo es que ella le había pedido que le trajera a Lolo, pues lo echaba de menos. Alejandro sabía que así iba a sentir aún más el peso de la soledad, pero no podía negarse: después de todo, el gato era suyo, y era consciente de que Aurora necesitaba su compañía más que él. Debía apoyarla, aunque eso supusiera pagar el estrés que toda aquella situación le estaba provocando.

-¿¡¡Y sabes que me dijo Pablo!!? ¡¡Que ahora tendría que pagar un plato que nadie se iba a comer, porque mi madre no puede ir al bautizo!!?
-Bah, no le hagas caso...
-¿¡¡Cómo que no!!? ¡¡No puedes permitir que muerdan siempre a los tuyos, Alex!!
-No estoy diciendo que lo permitas, pero si sabes que lo dice para cabrearte, no caigas en su trampa.
-¡¡Y encima, dice que la abuela ahora debería irse con ello, porque mi madre no la puede cuidar y dice que yo no las puedo cuidar a los dos!!
-O sea, ¿tu madre en nuestra casa y la abuela en la suya?
-¡¡¿¿Es que te lo estás planteando??!!
-¡No, no, solo estaba aclarando si había entendido lo que él te ha dicho, nada más!
-¡¡¿Es que no puedes entender que esto es lo que debo hacer?!!
-¡Que sí, que lo entiendo, no me gusta pero lo entiendo, y aunque admito que me gustaría que volvieras a casa, acepto que ahora tienes que estar aquí, solo es que...!
-¡Déjalo, ¿vale?! Ya ha quedado bastante claro lo que querías decir. No quiero hablar más de eso...


This page:





Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top