peperonity Mobile Community
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
New to peperonity.com?
Your username allows you to login later. Please choose a name with 3-20 alphabetic characters or digits (no special characters). 
Please enter your own and correct e-mail address and be sure to spell it correctly. The e-mail adress will not be shown to any other user. 
This password protects your account. To avoid typos it must be entered twice. Please enter 5-20 alphabetic characters or digits (no special characters). Choose a password that is not easy to guess! Never disclose your password to anyone. 
This password protects your account. To avoid typos it must be entered twice. Please enter 5-20 alphabetic characters or digits (no special characters). Choose a password that is not easy to guess! Never disclose your password to anyone. 
Stay logged in
Enter your username and password to log in. Forgot login details?

Username 
CAUTION: Do not disclose your password to anybody! Only enter it at the official login of peperonity.com. We will never ask for your password in a message! 
Login
Stay logged in

Share photos, videos & audio files
Create your own WAP site for free
Get a blog
Invite your friends and meet people from all over the world
All this from your mobile phone!
For free!
Get started!

You can easily invite all your friends to peperonity.com. When you log in or register with us, you can tell your friends about exciting content on peperonity.com! The messaging costs are on us.
Meet our team member Sandy and learn how to create your own mobile site!

AFECCIONES Y TRATAMIENTOS. Segunda Parte - cosmetologia



AFECCIONES Y TRATAMIENTOS. Segunda Parte
clases co - AFECCIONES Y TRATAMIENTOS. Segunda Parte Newest pictures
AFECCIONES Y TRATAMIENTOS. Segunda Parte

Afecciones (Otras Alteraciones Cutáneas).

Afecciones de los Labios.

Consiste en la localización, en los labios, de pequeñas ampollas, sueltas o más bien grupos. Las ampollas suelen presentarse después de un breve periodo en que se nota una sensación de calor local en el punto preciso.
Generalmente, estas ampollas se revientan al cabo de pocos días; a continuación se forma una costra que poco a poco va secándose, sin dejar huella.
Esta forma de herpes recibe normalmente el nombre de “calentura”, probablemente porque su aparición es muy normal tras algunas enfermedades febriles. Pero, con mayor regularidad, estas calenturas son causadas por desarreglos gastrointestinales, como indigestiones o intoxicaciones.
Aparte de atacar a la causa productora, esta forma de herpes se cura cuidando de la limpieza y asepsia de la parte afectada, aplicándole líquidos o pomadas desinfectantes y evitando tocarlas o sobarlas, para que no se irriten.

Afecciones de Ojos.

Nunca se insistirá suficientemente acerca de los cuidados que deben prodigarse a los ojos, órganos de la visión, y a toda la zona circundante.
Irritación de las Párpados: vamos a fijarnos especialmente en las afecciones más frecuentes de los párpados que, tratándose de una epidermis sumamente delicada, es, sin embargo, objeto de grandes maquillajes.
Aunque los fabricantes de productos para maquillar los ojos han de atenerse a reglas higiénicas muy severas, hay epidermis especialmente predispuestas, que no soportan el rimmel o las sombras. Cuando la hinchazón o alguna infección se produce como efecto de los cosméticos, no hay más remedio que prescindir de ellos.
Pero hay también otras causas que dan lugar a trastornos en la región de los párpados y en los mismos ojos.
Irritación del Globo Ocular: el blanco de los ojos puede perder su brillo y blancura debido a trastornos hepáticos e intestinales.
Por otro lado, el humo, el cansancio, el leer durante demasiado tiempo o con luz inadecuada, el insomnio, los resfriados y cualquier malestar físico notable contribuyen a estropear la belleza de los ojos. Resulta, pues, de primera importancia el procurar hacer una vida higiénica, para mantener la belleza de los ojos, tan importante.
Si la esteticista observa signos de cansancio en los ojos de su clientes, hará bien en añadir unos baños de ojos o compresas de agua fría, antes de entrar en la fase de maquillaje.
La ausencia de vitamina A hace que se seque algo la conjuntiva, de modo que hay que suplir esta carencia por medio de alimentos adecuados y de medicinas.
Bolsas Bajo los Ojos: se forman porque se infiltra un suero acuoso (y no grasa, como es frecuente creer), debajo de la dermis. Esta anomalía se debe en muchos casos a trastornos hormonales, del hígado, de los riñones o de la circulación y, evidentemente, se hacen necesarios los cuidados de un médico, aunque los cosméticos pueden mejorar la apariencia externa pero nunca serán la solución en caso de existir trastornos fisiológicos. Son productos apropiados para estos casos los sueros, los aceites y cremas antiarrugas, las máscaras vegetales. Pero hay que tener cuidado con los productos astringentes, que pueden resultar perjudiciales en zona tan delicada.
Como último remedio está la cirugía estética, una de cuyas prácticas más logradas es la de hacer desaparecer las bolsas bajo los ojos.
Hinchazón de los Párpados: en cuanto a los párpados superiores, es frecuente que se inflamen a causa de defectos en la visión (astigmatismo, hipermetropía, miopía, etc.). En este caso la hinchazón se evita con el uso de gafas apropiadas o lentes de contacto.
Otras veces la hinchazón de los párpados se debe a deficiencias del organismo, tales como insuficiencia de tiroides o trastornos hepáticos o renales, antes citados. Pero lo más frecuente es que la hinchazón de los párpados sea producida por un exceso de trabajo.
Orzuelos: para terminar, diremos que el orzuelo, tan frecuente en algunas personas, es un pequeño divieso que se forma en el borde del párpado, debido a una infección de las glándulas lacrimales de los párpados. También puede ser causada por estreñimiento o agotamiento. En caso de orzuelo, son aconsejables los apósitos calientes que ayudan a que madure y también lavados con una solución de ácido bórico al 4%. Las compresas que se apliquen mojadas en esta solución no deben dejarse durante mucho tiempo, porque pueden ayudar a irritar.

Las Cicatrices y La Estética.

En principio, todas las cicatrices son estéticas, puesto que el tejido nuevo que ha de reemplazar al que se rompió nunca llega a tener las mismas características que el original, por lo que siempre habrá una diferencia en el color y la textura de la piel. No obstante, los cirujanos han conseguido realizar suturas tan perfectas que apenas dejan huella visible.
Pero las heridas traumáticas con desgarro y las producidas por quemaduras, hay que tratarlas especialmente para que cicatricen lo más perfectamente posible.
Cicatrices Antiestéticas por su Forma: una vez formada la cicatriz, es posible tratarla, por lo que será fundamental acudir al consejo de un dermatólogo.
Las cicatrices pueden ser antiestéticas por su forma o por su color. Dentro del primer grupo, las cicatrices pueden ser; hipertróficas, adherentes, atróficas y deprimidas. Por su color pueden ser congestivas, hipercrómicas y acrómicas.
A cada tipo de cicatriz o deformidad corresponde un tratamiento que expondremos brevemente.
Cicatrices Hipertróficas: la hipertrofia es un aumento excesivo del volumen de un órgano. Las cicatrices hipertróficas son por tanto las que se caracterizan por un aumento de la carnosidad en el lugar de la cicatriz. Suelen ser consecuencia de heridas traumáticas o de quemaduras en las que el proceso de cicatrización ha sido lento por causa de infecciones, tratamientos inadecuados o problemas debidos a la localización de la herida.
Este tipo de cicatrices están constituidas por tejido fibroso, de escasas células y poco riego sanguíneo. Su tamaño y forma pueden ser muy variados: desde una pequeña línea saliente parecida a un cordón del color de la piel normal, hasta gruesas tiras entre cruzadas que alteran totalmente la forma del miembro o región corporal. Si se dan en la cara, cuello, antebrazos y manos, constituyen un gran problema cuya solución no es fácil.
Si la cicatriz es pequeña y la zona lo permite, lo mejor es recurrir a la cirugía, que puede extirparla y hacer aparecer en su lugar una suave cicatriz apenas perceptible. Si la cicatriz es grande, habrá que recurrir a la cirugía plástica, con injertos de piel de otras partes del cuerpo.
En los casos en que no se pueda recurrir a la cirugía, debe aplicarse un tratamiento a base de masajes, que puede emplearse solo o bien como complemento de otros procedimientos, como inyecciones de sustancias de las que esté necesitada la piel.
Cicatrices Adherentes: son las que comúnmente se llaman cicatrices viciosas y son debidas a quemaduras o infecciones crónicas profundas y extensas. Según en las regiones en que se sitúen, pueden dificultar algunos movimientos de los miembros o deformar los rasgos de la cara.
Igual para las cicatrices anteriores, el tratamiento deberá ser una combinación de masaje y aplicación de sustancias por procedimientos físicos o químicos.
En cuanto al tratamiento quirúrgico, una vez eliminada la piel deforme, habrá que acudir a injertos y a rellenos, puesto que en estas cicatrices suele faltar volumen. En tal caso resulta muy efectiva la infiltración de una sustancia llamada novocaína (que se usa como anestésico local) combinada con masajes. Este tratamiento va ablandando el tejido de la cicatriz e hidratándolo.
Cicatrices Atróficas: la piel de las cicatrices atróficos es más delgada que la normal, brillante y lisa con pliegues finos. Algunas enfermedades de la piel dejan este tipo de cicatrices y también ciertas quemaduras. La única solución para estas cicatrices está en la cirugía, completada con plástica si es necesario.
Estrías Atróficas: son un caso especial dentro de las cicatrices.
Se las llama también estrías del embarazo. Son atrofias cutáneas lineales en forma de huso u onduladas en las que la piel, que puede adquirir color rosa pálido, nacarado o violáceo, es delgada, fina, plegada y blanda. Suelen medir de uno a varios centímetros de largo y de dos a diez milímetros de ancho. Generalmente acostumbran a ser paralelas unas a otras.
Por lo general se presentan en regiones muy diversas: pared del vientre, hombros, pechos, nalgas, caderas, muslos, rodillas, etc., según las causas que las originen, que van desde el embarazo y la lactancia hasta los ejercicios violentos, la obesidad o el desarrollo demasiado acelerado de la adolescencia. También pueden producirlas ciertas enfermedades infecciosas o los tratamientos a base de cortisona. No existe tratamiento para estas estrías atróficas.
Cicatrices Deprimidas: se producen después de heridas quirúrgicas, de fístulas o de enfermedades destructivas de la piel. Si son de gran tamaño, no habrá más remedio que extirpar toda la lesión y rellenar el hueco que queda con tejido adiposo y celular. Si las cicatrices son pequeñas, como las que deja la viruela, lo único que cabe hacer es rebajar los bordes salientes con toques de ácido tricloroacético o fenol. También puede intentarse reactivar el fondo de la cicatriz por aplicación de masajes y quimioterapia.
Cicatrices Antiestéticas por su Color: son las denominadas congestivas. Deben su color subido a un gran cúmulo de nuevos vasos sanguíneos. Si estos vasos son grandes, tendrán que destruirse por procedimientos químicos, y si no lo son, suelen ser eficaces las fricciones suaves con nieve carbónica.
Las hipercrómicas, o de color también subido, deberán ser tratadas como si fueran manchas de la piel, a base de cosméticos cubrientes, o bien a base de aplicación de rayos ultravioleta junto con un producto sensible a la luz.
Las acrómicas, o de color escaso, deben tratarse como las manchas pálidas de la piel. El procedimiento es igual al del caso anterior, utilizando los productos apropiados.
Procesos de Cicatrización: como hemos indicado, el proceso de cicatrización tiene como agente el tejido conjuntivo.
En su constitución y sus funciones intervienen muchos factores, tanto de tipo general del organismo entero, como de tipo local, propios de la parte donde se asienta la cicatriz.
De esta diversidad de factores depende también la diversidad de cicatrices que pueden producirse. Otro factor decisivo para la formación de la cicatriz es la naturaleza del proceso causante de la misma. Un estado general deficiente (infecciones o intoxicaciones crónicas, trastornos del metabolismo de las glándulas endocrinas) puede dar lugar a cicatrices muy irregulares, de formación lenta y peor apariencia. Lo mismo ocurre cuando la persona afectada por una herida padece trastornos circulatorios, infecciones, hinchazones o epidermis afectada por alguna deficiencia anterior a la herida reciente.
Cicatrices Resultantes de Operaciones Quirúrgicas: en caso de intervenciones quirúrgicas, el corte de la epidermis se realiza en condicione de especial seguridad, desinfección y cuidado. Se toman todas las precauciones para que la piel no pierda apenas sustancias esenciales y luego se sutura correctamente, de modo que la reparación de la epidermis se realiza en óptimas condiciones, sin complicaciones de infecciones o supuraciones.
En estos casos, en un paciente sano, la cicatriz que queda es lisa, sin relieve, de color rosa pálido o blanquecino y tiende a borrarse a medida que pasa el tiempo. Es el tipo ideal de cicatrices, que no presentan mayores problemas. Se dice entonces que la cicatrización se ha efectuado “por primera intención”.
Cicatrices con Complicaciones: la cicatriz resultará antiestética, viciosa, debido a las alteraciones ya mencionadas, de orden general o local, o a la pérdida de sustancias debida al traumatizarse el organismo. También, si la herida es muy extensa, o si se da una supuración, retrasándose por ello el proceso de curación. En esta segunda forma de cicatrización se habrá de poner remedios más difíciles si se quiere lograr una apariencia mejor.
Es este el caso de casi todos los traumatismos bruscos, debidos a accidentes, quemaduras o enfermedades que destruyen la epidermis. Concretando, la mayor diferencia entre una cicatriz correcta y sencilla y otra viciosa o deforme está en el tiempo que dura la cicatrización y en la extensión de la superficie abierta, que deberá ser reemplazada por tejido nuevo.

Cicatrices Antiestéticas.

Las cicatrices que quedan en la superficie de la piel prácticamente para siempre y que tanto afectan a la estética del cuerpo, son hoy día una gran preocupación para la mujer, ya que se ha hecho totalmente normal la exhibición de casi todo el cuerpo en playas y piscinas.
Por ello, si hace unos años no se daba importancia al hecho de que una herida dejara cicatrices en lugares que normalmente iban a estar ocultos bajo la ropa, hoy se hace necesario un esmero especial y no queda más remedio que someterse a tratamientos que ayuden a disminuirla o hacer desaparecer las deformaciones que se hayan producido en accidentes, operaciones quirúrgicas u otras circunstancias.
Las cicatrices pueden ser consecuencia, como hemos indicado, de operaciones quirúrgicas o de otros tratamientos bruscos, como quemaduras o desgarramientos por caídas, golpes, accidentes varios, etc. Y también pueden producirlas ciertas enfermedades que destruyen la epidermis porque son ulcerosas.
Por qué se Forman las Cicatrices: para que llegue a formarse una cicatriz es necesario que, en algún momento, se haya destruido la totalidad de la capa dérmica. Si no llega a destruirse entera, la capa basal se encarga de restaurar los tejidos sin dejar cicatriz.
La cicatriz es en realidad un tejido nuevo que se forma en el lugar donde ha habido una rotura total; pero un tejido nuevo que no posee todas las propiedades de epidermis normal ni ejerce tampoco todas sus funciones.
La piel cicatriza gracias al tejido conjuntivo, y cuanto mejores sean las condiciones de este tejido conjuntivo, menos malformaciones tendrán las cicatrices.
Las deficiencias en el estado general de salud o la falta de ciertas sustancias contribuye a que las cicatrices se formen con mayores deformidades.
El tejido nuevo de que se forma la cicatriz es siempre fibroso e imperfecto, menos elástico, con menos glándulas cutáneas. En resumen, la cicatriz es una atrofia de la piel.

Las Alergias.

Es un estado de exagerada sensibilidad del organismo, producida por la acción de una determinada sustancia específica. Se manifiesta por reacciones anormales de determinadas partes del organismo (principalmente del aparato respiratorio, del sistema nervioso o de la piel) cada vez que actúa la sustancia alérgena, aunque sea en cantidad mínima.
Las sustancias fueron descubiertas en un principio como reacciones frente a determinados alimentos. Posteriormente, se observó que la alergia era provocada por diferentes agentes, como bacterias, medicamentos, plantas, etc., al ser tocados, ingeridos o inhalados por la persona alérgica.
La alergia puede presentarse a cualquier edad y sin distinción de sexos, y con frecuencia se manifiesta ya en la infancia la predisposición a ella.
Productos Alérgenos y Síntomas: son múltiples los productos que pueden conducir al organismo a este estado especial de alergia. Por ello, muchas veces resulta sumamente difícil encontrar el producto que causa la hipersensibilidad del organismo.
Las sustancias de origen animal que provocan más casos de alergia son las plumas, las pieles y las lanas; entre las de origen vegetal las más alérgenas son el polen y los hongos.
Son distintos los tejidos que se sensibilizan por la alergia, según las personas y la forma de producirse, aunque fundamentalmente estas reacciones son similares en todos los casos.
Los síntomas dependen en cada caso del tejido sensibilizado; por ejemplo, tenemos que: en la piel: eccema o urticaria, en la mucosa de la nariz: fiebre del heno, en los bronquios: asma.
Formas de Alergia: son tres las formas o tipos de alergias según la manera de producirse: por inhalación, por ingestión y por contacto.
Alergia por Inhalación: es la producida por sustancias inhaladas u olfateadas como, por ejemplo, humos, polvo de plumas o de pieles y, sobre todo, polen de las flores; tipo de alergia este último que produce asma o fiebre del heno.
La fiebre del heno se caracteriza por tener síntomas similares a los de un resfriado común, mientras que el asma se manifiesta en forma de accesos con respiración difícil y anhelosa, tos y expectoración.
Se dan casos, aunque no son frecuentes, de personas alérgicas al olor de alguna loción o cosmético o al aroma de determinado perfume.
Alergia por Ingestión: cualquier alimento puede originar alergia, pero hay algunos que son especialmente alérgenos, mientras que otros apenas si lo son. Son alérgenos la leche, la fresa o fresón, el trigo y, muy particularmente, los pescados y los mariscos.
También ciertos productos farmacéuticos, como la penicilina, y las bebidas alcohólicas, son causantes de alergias por ingestión.
Este tipo de alergia se distingue por causar prurito o picor en la piel, urticaria, estornudos y accesos asmáticos.
Alergia por Contacto: el caso más conocido de alergia por contacto (la inmunidad a ella es más una excepción que una regla) es el que causan las ortigas al tocarlas por descuido o por desconocimiento. Salvo en algún raro caso, el contacto con las ortigas causa a las personas picor e irritación de la piel y, frecuentemente, urticaria o eccema. Naturalmente en estos casos no se trata de alergia, sino de los efectos de una planta venenosa.
Algunas personas son alérgicas a determinados tipos de jabones, otras a ciertas clases de cosméticos, productos químicos, pomadas, etc. Tampoco es rara la alergia a ciertas clases de tejidos como la lana y, especialmente, a las fibras sintéticas (nylon, tergal, etc.).
Tratamientos contra la Alergia: el diagnóstico y tratamiento de las alergias es complicado y difícil. Por un lado, no se conoce muy bien el fenómeno de la alergia; por otra parte, muchas veces resulta difícil determinar qué producto o sustancia es la causante de la alergia, condición necesaria para poder aplicar el tratamiento adecuado a cada caso.
Como ya hemos dicho antes, se considera que la predisposición a la alergia nace con la misma persona, opinando muchos especialistas que dicha predisposición es hereditaria. Por ejemplo, es frecuente el caso de alergia a la penicilina entre los niños pequeños que les ocasiona una reacción que, en ocasiones, conduce a un fatal desenlace.
El proceso a seguir para el diagnóstico y tratamiento es el siguiente:
Identificación de la sustancia alérgena; cuando se trata d un producto, hay que hallar cuál de sus componentes es el alérgeno.
Evitar que la persona alérgica se ponga en contacto con dicha sustancia en lo sucesivo, o por lo menos, evitarla en lo posible.
Seguir el tratamiento que el médico recete (sueros o vacunas inmunizadoras, fármacos que en dosis progresivas libren de la enfermedad alérgica, etc.).
En ocasiones es muy difícil evitar el contacto con la sustancia alérgena, como en el caso del polen, especialmente si la persona alérgica vive en el campo. Otros casos resultan más fáciles de evitar: el contacto, con plumas, pelo, etc.
En estética se plantes muchas veces el problema de que una cliente sea alérgica a un cosmético determinado. En este caso, habrá que dejar de emplear este producto con dicha clienta, sustituyéndolo cuando sea posible por otro que cumpla la misma función. También es muy importante tranquilizar a la cliente, quitando gravedad al caso y orientándola convenientemente para que no vuelva a sufrir otra reacción alérgica.
Alergia de Origen Psíquico: existe otro tipo de alergia causada por motivos psíquicos y que produce, con sólo observar determinado objeto, sustancia o animal, todo un estado de alergia. En este caso es necesario el consejo de un especialista en la materia, es decir, de un psiquiatra, ya que puede existir una alteración mental causada por un trauma psíquico.
Prurito o Picor: el prurito es una reacción de la piel, caracterizada por un malestar que puede ser más o menos intenso. Se manifiesta en forma de un fuerte picor.
Causas del Prurito: las causas que pueden dar lugar al prurito son diversas; entre las m{as frecuentes tenemos:
Trastornos orgánicos: insuficiencia hepática y renal, diabetes, hipertensión, etc.
Trastorno emocional o psíquico: angustia, inseguridad económica o laboral, etc.

Dieta inadecuada.
Alergia.

Tratamiento: el tratamiento de esta afección es difícil frecuentemente, dado que para ello primero hay que conocer su origen y esto, como hemos indicado, a veces resulta prácticamente imposible determinarlo.
Por ello, en ocasiones, es necesario acudir sucesivamente a la consulta de doctores de distintas especialidades, hasta localizar la causa original. Logrado esto, el mismo médico pondrá el tratamiento que crea mejor.




This page:





Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top