peperonity Mobile Community
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
New to peperonity.com?
Your username allows you to login later. Please choose a name with 3-20 alphabetic characters or digits (no special characters). 
Please enter your own and correct e-mail address and be sure to spell it correctly. The e-mail adress will not be shown to any other user. 
This password protects your account. To avoid typos it must be entered twice. Please enter 5-20 alphabetic characters or digits (no special characters). Choose a password that is not easy to guess! Never disclose your password to anyone. 
This password protects your account. To avoid typos it must be entered twice. Please enter 5-20 alphabetic characters or digits (no special characters). Choose a password that is not easy to guess! Never disclose your password to anyone. 
Stay logged in
Enter your username and password to log in. Forgot login details?

Username 
CAUTION: Do not disclose your password to anybody! Only enter it at the official login of peperonity.com. We will never ask for your password in a message! 
Login
Stay logged in

Share photos, videos & audio files
Create your own WAP site for free
Get a blog
Invite your friends and meet people from all over the world
All this from your mobile phone!
For free!
Get started!

You can easily invite all your friends to peperonity.com. When you log in or register with us, you can tell your friends about exciting content on peperonity.com! The messaging costs are on us.
Meet our team member Marzus and learn how to create your own mobile site!

Capítulo 119: El menú y las discrepancias (II) - La Congregaci...



16.09.2011 22:52 EDT
Capítulo 119: El menú y las discrepancias (II)
Aquello fue su pequeña gran victoria. A aquel niño quizás ya le habían enseñado a odiar, que su misión era despreciarles, pero lo que sinceramente le importaba, más que los mandatos de su desquiciada madre, era la comida que estaba probando, y ajeno a tanta ridícula polémica familiar, reconocía su valor. Alejandro le recomendó que no se llenara demasiado, que luego le traería algo que le gustaría aún más.

Al cabo de un rato, Alejandro sacó el postre: souflé de chocolate para los niños y de frambuesa para los mayores. Había hecho bastante para los niños, por si querían repetir... y porque a él le gustaba más del otro, y comería un poco cuando se fueran.

-No entiendo porqué has tenido que hacer tantas diferencias entre la comida de ellos y la nuestra -dijo Pablo-. Tendrían que aprender a comer como los demás.
-Venga, déjales disfrutar, que es Nochebuena... Es una fiesta para ellos. ¿O estáis de acuerdo con él y no queréis el chocolate, chicos?
-¡Nooooooooo!
-El pueblo ha hablado, jejeje. Me parece que Pablito lo quería también de chocolate...
-Pfff, no te creas... Para ser cocinero, me esperaba que cocinaras algo mejor...
-Anda ya, Pablo, hijo -dijo la abuela-, no niegues lo evidente... Esto está muy rico. Y si no te gusta, no comas.
-Además, no soy cocinero, esto es solo una afición. Trabajo en una empresa de seguros.
-Vaya, parece que es vocación familiar... ¿Qué cargo ocupas?
-Dirijo un subdepartamento.
-O sea, jefecillo intermedio... Yo soy mi propio jefe, y siendo más joven que tú ya estoy casado. Igual sabes jugar un poco a las cocinitas, pero te falta mucha madurez.
-Y yo que creía que la madurez dependía del carácter de la persona, y no de su cargo o su estado civil... Según tu brillante teoría, aquél que da un braguetazo o los canís y los marroquíes que se casan apenas cumplen la mayoría de edad o incluso antes son las personas más maduras del mundo...
-Me refiero a que tú no estás comprometido con una persona del mismo modo que yo, ni manejas las cifras económicas que yo manejo, o sea, tienes pocas responsabilidades. Eso influye mucho en la madurez de una persona.
-Perdona, pero se puede tener el mismo compromiso con alguien o incluso más estando soltero que casado. Lo que cuenta no es lo que diga un papel, sino los sentimientos y lo mucho que te impliques en la relación. ¿Y de cuanto dinero estamos hablando?
-Pues en dinero bruto, lo que me pagan los clientes para dárselo a los proveedores, en una buena temporada, pasan por mis manos cuatro mil euros al día, jejeje.
-Impresionante... Yo solo manejo estas cantidades una vez al mes.... cuando me llega el sueldo.
-¡Flipao!
-No tengo porqué mentirte. Aunque eso sí, gran parte de ello son incentivos, y se me va bastante entre el gimnasio, el alquiler, el coche, la comida, la ropa, algunas veces que cenamos fuera... Menos mal que he tenido paga extra y que Aurora paga a medias todos los gastos que compartimos, porque entre los regalos, esta cena y el alquiler de esta casa se me ha ido un poco el presupuesto de este mes...
-¡Anda ya! ¡Me estás vacilando!
-¿Nos apostamos algo? ¿Te enseño mi libreta?
-Puedes creerle -dijo don Bartolomé, con indiferencia, mientras bebía un poco de vino-, soy yo el que le paga... Dirige un equipo de treinta personas, y te aseguro que mucho antes de eso varias veces ha llegado a manejar más dinero en un solo contrato que el que tú ves en un año...

Pablo estuvo callado durante un rato, consciente de que le estaban haciendo quedar mal. Finalmente, Aurora y Alejandro empezaron a sacar lo último que había preparado, una especie de granizado de limón.

-Camarera... ¡Camareeeeeraaa -dijo Pablo, burlándose de Alejandro- ! ... Esto está medio decente. ¿Qué le has puesto?
-Caramelo fundido, canela, virutas de cacahuete, en el de los adultos un poco de ron, y en el tuyo, algo de estramonio...
-No sabes cómo disfruto viendo que me sirve un tío que se las da de rico, jejeje...
- ..... El único que se las ha intentado dar de rico has sido tú, y como resulta que yo gano mucho más, ahora me criticas por lo que tú has intentado hacer, cuando no he sido yo el que ha presumido de nada ni ha sacado el tema. Muy coherente, sí señor... ¿Y tú me hablabas de madurez? La próxima vez, por favor, te sientas justo después de tu primo Juanito, que es dónde por madurez te corresponde.
-¡¡¿¿Cómo te atreves??!!
-Si quieres, te lo puedo decir más claro -dijo Alejandro, con tranquilidad y muy serio, disimulando su enfado-.
-¿Tratas así a todos tus invitados -preguntó Marimar-?
-No, solo a los que no tienen ni siquiera un mínimo de respeto. No creo que nadie más de los aquí presentes se pueda quejar de que le haya tratado mal o descortesmente. Pero llega a un punto en el que me canso. Digamos las cosas claras, que todos lo sabemos: habéis venido aquí con el deber de que tanto yo como Aurora y su madre os deben caer mal, pero los demás has preferido olvidarse de ello por un día y simplemente disfrutar de una cena con la familia. Y todo por una discusión absurda. Vuestra actitud es un desprecio hacia la decisión de la abuela, que sabe bien lo que hace, y no creo que esta discusión innecesaria le esté gustando mucho. Así que por favor, dejemos de jugar a quien la tiene más larga y de hacer el idiota y tengamos la fiesta en paz.


This page:





Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top