peperonity Mobile Community
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
New to peperonity.com?
Your username allows you to login later. Please choose a name with 3-20 alphabetic characters or digits (no special characters). 
Please enter your own and correct e-mail address and be sure to spell it correctly. The e-mail adress will not be shown to any other user. 
This password protects your account. To avoid typos it must be entered twice. Please enter 5-20 alphabetic characters or digits (no special characters). Choose a password that is not easy to guess! Never disclose your password to anyone. 
This password protects your account. To avoid typos it must be entered twice. Please enter 5-20 alphabetic characters or digits (no special characters). Choose a password that is not easy to guess! Never disclose your password to anyone. 
Stay logged in
Enter your username and password to log in. Forgot login details?

Username 
CAUTION: Do not disclose your password to anybody! Only enter it at the official login of peperonity.com. We will never ask for your password in a message! 
Login
Stay logged in

Share photos, videos & audio files
Create your own WAP site for free
Get a blog
Invite your friends and meet people from all over the world
All this from your mobile phone!
For free!
Get started!

You can easily invite all your friends to peperonity.com. When you log in or register with us, you can tell your friends about exciting content on peperonity.com! The messaging costs are on us.
Meet our team member Sandy and learn how to create your own mobile site!

:::TERCERA CONFERENCIA::: - relatos



:::TERCERA CONFERENCIA:::
Entre los conferenciantes había una mujer, Marina, que ya estaba en las dos anteriores. Tenía cuarenta y dos años, rubia con el pelo largo, de cara no era excesivamente guapa, pero me resultaba tremendamente atractiva. En las otras dos conferencias estaba discretamente vestida, en este caso venia con un traje falda chaqueta y con una camiseta de tirantes con un escote pronunciado.
En las dos anteriores no había despegado mi mirada de ella, aunque no fuera quien hablase, ella lo había percibido por estar en las primeras filas. En este caso, aproveche para situarme en la primera fila, y no perdí detalle de ella y por supuesto su escote. Ella lo notaba y en algún momento incluso sonrió a mis miradas, que propiciaba mi mayor fijación en ella.
Al terminar la conferencia, había un cocktail típico, y aproveche para acercarme con la excusa del tema de la conferencia, que ella agradeció mis felicitaciones. Estuvimos charlando media hora, sin que yo pudiera desviar mi mirada de todo su cuerpo que de cerca me resultaba mas atractivo.
Aprovechando la conversación, ella me indico artículos y libros interesantes sobre el tema, y ante mi insistencia comento la posibilidad de facilitarme uno que tenia en la segunda planta del edificio, (vi el cielo abierto), inmediatamente sugerí acompañarla, (era una persona de apariencia muy seria, y en público no dejaba facilidades para intimar) después de dos segundos expreso "claro, porque no, así te enseñaré el edificio".
Subimos las escaleras, pudiendo observar lo único que me faltaba, su falda intuía un culo algo amplio pero muy bien formado. Ella al verme detrás, rápidamente me puso a su lado, e iba enseñando el edificio, yo aprovechaba y acercaba mi mano a su espalda en cada momento para notar su reacción, inicialmente de sorpresa, posteriormente sin apenas reacción.
Entramos en una sala de reuniones, y comentó que el libro estaba en un almacén pequeño junto a la sala, al ir hacía allí me acerque, era pequeño y estrecho, y sin apenas luz, no lo encontraba y me invito a ayudarla. Se había quitado la chaqueta para no mancharla, y estaba con una camiseta blanca de tirantes, que hacían notar sus pezones claramente.
Entre y me acerque por su espalda, ella me miró y dijo "creo que no vamos a encontrar el libro", en ese momento pensé que en realidad no hay libro y que era mi oportunidad, comentándola "no importa el libro, es mejor poder estar tan cerca de ti", Marina me miro sorprendida, mientras yo agarraba su cintura, dio un pequeño suspiro y preguntándome que hacia y que podía entrar cualquiera. Cerré la puerta del almacén, y puse el cerrojo. En ese momento, no sabía su reacción, y apoyada sobre una mesa, me miró diciendo "no has dejado de mirarme estos tres días, y hoy ¿te ha gustado mi escote verdad?".
Fue el banderazo de salida, me abalancé hacia ella, y empecé a besarle el cuello, mientras acariciaba su espalda, ella suspiraba sin decir nada. Me acerque a su boca, para tenerla entregada, y cruzamos nuestros labios, había perdido toda su seriedad y rigidez, y empezaba a desabrocharme la camisa, mientras yo le quitaba la falda.
Nos fuimos desnudando, yo quede en calzoncillos, y ella había quedado simplemente con un tanga blanco, mientras nuestros besos elevaban la tensión y pasión entre ambos. Separe de mí, y observe sus pechos, eran unos pechos no excesivamente grandes pero muy firmes para tener mas de cuarenta años, sin estar operada, empecé a besarlos con pasión de rodillas mientras ella me acariciaba la cabeza, y empezaba a jadear, la tenía para mí completamente entregada, después de observarla durante tres días.
Fui bajando, y me acerque a su tanga, "no sigas, por favor", comentaba; por supuesto no le hice caso y le quite el tanga y la puse de espaldas a mí, quería ver su culo, era algo grande pero lo deseaba, empecé a acariciarlo, y baje mi lengua hacia su ano "no lo hagas, no lo ha hecho nadie", decía, "te va a gustar" le comentaba yo.
Acerque mi lengua hacia su ano, y fui chupandolo, ella disfrutaba, y al tenerlo húmedo le fui introduciendo un dedo mientras mi otra mano jugaba con su coñito; ella estaba totalmente excitada, y yo lo notaba. Me separe, y fui a besarla, ella no reaccionaba espontáneamente, y ante ello hice que se arrodillase ante mí, ella me miraba con cara de sorpresa, de inquietud, y me baje mis calzoncillos dejando mi verga cerca de su cara.
Mi verga, no es abismal como en otros relatos, es de tamaño medio y le fui acercándola hacia su cara. Se decidió a cogerla con su mano, y empezó a masturbármela, para después meterla en su boca, y empezar a chuparla, la verdad que era una experta, pero su seriedad le obligaba a dar el primer paso.
La separe, y en ese momento dijo "por favor, no tenemos tiempo, quiero que me la metas, rápido", la puse sobre la mesa, e introduje mi polla, ella se abalanzó sobre mí y acabamos fuera de la mesa, de pie, y ella cabalgaba con toda su fuerza, "quiero irme, follame", decía, agarraba sobre mi espalda arañándola, estábamos tan excitados que nos corrimos juntos enseguida.
Nos quedamos abrazados un momento, besándonos, y rápidamente nos vestimos para volver al cocktail.
Ahora quedan dos conferencias mas, que por supuesto no pienso perderme. Cualquier comentario sobre el relato, y si alguna persona o mujer madura quiere hacer algún comentario sobre alguna experiencia parecida o deseo que no haya satisfecho
Visits: 22485


This page:





Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top