peperonity Mobile Community
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
New to peperonity.com?
Your username allows you to login later. Please choose a name with 3-20 alphabetic characters or digits (no special characters).

IMPORTANT: Choose your name WISELY as you cannot change it later on! This is due to the fact that we will submit your pages to major search engines so that they can be found properly. 
Please enter your own and correct e-mail address and be sure to spell it correctly. The e-mail adress will not be shown to any other user. 
This password protects your account. To avoid typos it must be entered twice. Please enter 5-20 alphabetic characters or digits (no special characters). Choose a password that is not easy to guess! Never disclose your password to anyone. 
This password protects your account. To avoid typos it must be entered twice. Please enter 5-20 alphabetic characters or digits (no special characters). Choose a password that is not easy to guess! Never disclose your password to anyone. 
Stay logged in
Enter your username and password to log in. Forgot login details?

Username 
CAUTION: Do not disclose your password to anybody! Only enter it at the official login of peperonity.com. We will never ask for your password in a message! 
Login
Stay logged in

Share photos, videos & audio files
Create your own WAP site for free
Get a blog
Invite your friends and meet people from all over the world
All this from your mobile phone!
For free!
Get started!

You can easily invite all your friends to peperonity.com. When you log in or register with us, you can tell your friends about exciting content on peperonity.com! The messaging costs are on us.
Meet our team member Marzus and learn how to create your own mobile site!

:::CRISS::: - relatos



:::CRISS:::
Hey soy... simplemente Criss, cuando pasó todo esto era apenas una niña inexperta de 18 años, si, demasiado grande para ser virgen, no lo niego hasta ese momento solo había hecho casi todo el 'numerito' con 'Chase', pero sin quitarme las panties, ¿que cómo soy? bueno, atractiva, sensual, guapa, moderna, lo normal para una chica de 18 años, cabello castaño claro, ojos miel, 1,67 de estatura, cuerpo esbelto y bien proporcionado (tengo casi un 84 de busto). En ese tiempo tras el divorcio de mis padres, mamá (mexicana de nacimiento) había conseguido un buen puesto en una empresa de renombre en Los Ángeles, USA. Así que la mayor parte del tiempo no estaba en casa y yo no hacía otra cosa que salir con los amigos, o con el novio, nada más y nada menos que el capitán del equipo de fútbol americano del colegio (nada raro si estudias en USA), mi madre como es normal no aceptaba del todo la relación puesto que el era mayor que yo...

Para no hacer esto más largo, aprovechando que mamá se quedaría a dormir en casa de una compañera de trabajo invité a Chase a casa y tras pasar la tarde/noche viendo películas algo subidas de tono en mi habitación, mi libido se elevó al máximo, pero... no sé, no estaba preparada tal vez, así que cuando nos despedíamos él aprovecho todo eso y agarró mi mano con fuerza halándome hasta tenerme muy cerca de su cuerpo, acarició mis brazos, me sostuvo muy fuerte de la cintura acercándome más a él, clavando su mirada en la mía, se agachó hasta la altura de mi rostro y subió sus manos sensualmente por mi espalda metiéndolas bajo la camisa de la pijama haciendo contacto sus manos con mi piel, mi respiración se entrecortaba y la suya se aceleraba, no habían palabras que decir, solo nos estábamos necesitando, esa noche perdería mi virginidad.
Él me levantó en sus brazos, apagando el interruptor de la luz, quedando completamente a oscuras y caminó hasta la cama acostándome suavemente sobre ella y él se tumbó con mucho cuidado sobre mi, echando mi cabello hacía atrás, acercando sus labios a los míos, nos besamos suavemente, sus manos recorrían todo mi cuerpo, mis manos bajo su camiseta acariciando su espalda, su piel estaba caliente, sus labios y sus manos. Mi estomago estaba lleno de mariposas, estaba ansiosa, temblorosa, nerviosa, asustada, rígida, pero hasta ese punto estaba completamente segura que lo quería hacer, estaba lista.

-relájate- susurró él sobre mis labios, no sé que pasaba por su cabeza.
Él se levantó quitándose la camiseta, para tumbarse sobre mi nuevamente, besándome cada vez más apasionado y más rápido, empezó a mecerse sobre mi lentamente, yo tenía mis piernas muy unidas y él con sus manos las fue abriendo suavemente hasta estar entre ella, sentía cada vez más el peso de su cuerpo sobre mi y la excitación entre sus piernas, la anchura de sus caderas me resultaba un poco incomoda y la dimensión en la que estaban abiertas mis piernas teniéndolo a él sobre mi era increíble, todo ese tiempo siempre mantuve mis ojos cerrados, mis manos estaban sobre mi pecho agarrando fuerte mi camiseta, mientras él intentaba sacarla de mi cuerpo. -tranquila Criss, no te voy a lastimar, te lo prometo- susurró él. Solté la camiseta, llevando mis manos rápidamente sobre mis pechos cuando logró quitármela. -¿que pasa?, tranquila, relájate, eres muy hermosa- dijo besando mi frente, puso sus manos sobre las mías, yo las fui quitando lentamente, amarrándome a su cuello, y sus manos empezaron a presionar suavemente mis pechos y bajando por mi vientre hasta el cinturón de mi pantalón, metiendo una mano dentro de el y la deslizó hasta mi entrepierna y empezó a frotar sus dedos sobre mi. Yo comencé a respirar más y más acelerada, sintiendo un cosquilleo donde me tocaba y como me iba sintiendo más y más húmeda, sus labios bajaban por mi cuello hasta mi pecho y con una mano acariciaba uno de mis pezones que luego empezó a lamer, haciendo pequeños círculos con su lengua, apretaba su cabello con mis manos, empezando a gemir, nunca había llegado a tal grado de placer y me gustaba lo que sentía y estaba relajada hasta el momento en que empezó a quitarme los pantalones y los tiró a un lado y más nerviosa aún cuando se deshizo de mi pantie y supe que estaba completamente desnuda ante él.
Él estaba arrodillado entre mis piernas, yo estaba callada, con los ojos cerrados tan fuerte como podía, mis manos cubrían una vez más mi pecho, él estaba besando uno de mis muslos, mientras sus dedos se meneaban suavemente en mi centro unos minutos, luego dejó de hacerlo y lo sentí moverse. Abrí un poco mis ojos viendo como se desnudaba, tomé una enorme bocanada de aire, cerrando nuevamente mis ojos, él agarró mis manos, besándolas y se acostó sobre mi, su pene estaba duro y... rayos todo esto era nuevo para mi!!!Él empezó a besarme suavemente y una de sus manos iba nuevamente a mi entrepierna, para abrirle paso a su pene en mi vagina, me amarré fuerte a su cuello mientras empezaba a penetrarme, yo sentía como dentro de mi se iba desgarrando algo a su paso y sentí ardor y algo de dolor. -ay! Chase! - me quejé con un suave sollozo sobre su oído, sí él tenía alguna duda sobre mi virginidad, en ese momento no le cupo ninguna duda de que lo era -tranquila- susurró, mientras empujaba más y más dentro de mí su pene, solo fueron unos segundos que duró penetrándome pero yo sentía que era interminable, y me mordía los labios para no quejarme más fuerte. -ya, ya, ahora relájate y disfruta- dijo él con voz arrulladora, besando mis labios, y empezó a mecerse dentro y fuera de mi lentamente, una de sus manos estaban en mis caderas agarrándola con fuerza y la otra acariciando mi cabello, mientras me besaba, mis uñas clavadas en su espalda. -¿estas bien?- pregunto él. Él estaba siendo todo un caballero, besaba mi cuello, su piel estaba sudorosa y su respiración estaba más y más acelerada y yo no pude controlar mis gemidos, que eran mezcla de dolor y placer, pero conforme, fueron pasando los minutos, me iba olvidando por completo del dolor, sintiendo un placer indescriptible, mordía su hombro, mientras él me embestía cada vez más rápido preso del placer y la excitación, estaba agarrada a su cabello, mientras él seguía meciéndose sobre mi y gemía a mi oído y yo también y lo abrazaba muy fuerte. -Oh...Criss... Oh Crissy…- gemía él, me agarró por las caderas, empujando muy fuerte por última vez, besándome para ahogar nuestros gemidos y empujaba muy fuerte mientras sentía un calor llenar mi vientre. -ohhhhhhhhhhhhhhhhh..... ohhhhhhhhhhhhhhhhh...... Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh... - gemía él y halaba mi cabello y siguió empujando hasta que cayó exhausto sobre mi, respirando lentamente. Él seguía besándome pausadamente y estaba consciente de que no había conseguido un orgasmo, me sentía apenada, él se deslizó fuera de mi, sus manos acariciaban mi pecho y una de ellas de deslizó hasta mi centro, introduciendo dos dedos dentro de mí y empezó a menearlo dentro de mi, sentí rico y cosquillas placenteras ahí y él siguió haciéndolo, se arrodilló mientras mecía más rápido sus dedos, se inclinó hacía mi pecho mamándolo, me quejaba suavemente, moviéndome de un lado a otro, sus manos las llevó a mis caderas halándome hacía él, penetrándome nuevamente, gemí, meneando mi cuerpo, él estaba de rodillas agarrándome de las nalgas levantándome levemente, puso una almohada en la parte baja de mi espalda para que me apoyara en ella y no fuera incomoda esa posición para mi, me acometía lentamente metiendo su pene suavemente varias veces para luego introducirlo por completo rápidamente una vez., manteniendo ese excitante ritmo, se inclinó nuevamente sobre mi pecho mamándolo, mis manos agarraban su cabeza, despeinando su cabello, enredando mis dedos en el. Él empujó por completo su pene dentro de mi manteniéndolo ahí dentro, sin sacarlo, solo empujando más y más adentro, golpeando la cabeza de su pene en las paredes de mi interior, moviéndolo dentro de mi y sentí en él nuevamente esa sensación, su trasero contraerse, su miembro más rígido, sus músculos tensados, él tendría nuevamente un orgasmo, esta vez estaba silencioso y se tumbó por completo sobre mí, la almohada creaba una presión entre nosotros, sus labios los llevó hasta los míos, comiéndose mi boca salvajemente, apoyó sus manos sobre la cabecera de la cama, empujando más y más, nunca hacia afuera como si quisiera abrirme un hueco, yo me sostenía de su espalda, estaba sudado y mis piernas las amarré a su cintura apretándolas fuertemente. Pero no solo él era el que estaba sintiendo algo, esta vez empecé a sentir una corriente eléctrica que recorría toda mi espina, mi vagina y vientre se empezaba a contraer, mi corazón latía muy rápido, mi respiración se hacía difícil, retiré mis labios de los suyos, tomando grandes cantidades de aire por mi boca, él mordía mi cuello y cada vez se hacía más y más incontrolable esa sensación, hasta que estallé en un torrente de sensaciones nuevas e indescriptibles para mi y una gran satisfacción y sensación de alivio. Él se vino también milésimas de segundo después que yo, haciéndome disfrutar hasta los últimos segundos de mi orgasmo, yo no podía parar de gritar. Era delicioso, electrizante, maravilloso lo que sentí, mi corazón se detuvo un segundo, me sentí muy relajada, casi al borde de perder la conciencia, exhausta también, él levantó su rostro buscando mis labios, besándome suavemente, yo nunca abrí mis ojos, él se mecía lento. -Criss ¿estas bien?- pregunto él Pero yo no podía pronunciar ni una sola palabra, ni siquiera moverme, estaba exhausta y aún mi mente viviendo la rica sensación de hace unos minutos, aunque no duró mucho mi satisfacción cuando de momento llegó a mi mente.
-¿mi niña se quedó dormida? - dijo él frotando su nariz en mi mejilla, besó mi frente y se movió saliendo de mi, me quejé un poco dando las primeras señales de que seguía despierta.....


This page:





Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top