peperonity.com
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
Forgot login details?

For free!
Get started!

Relatos Gay | latin.gay


Relatos Gay
gay - Man Jobs/Masturbation Private Parts
Send your history now !

"El vestuario y mis amigos"
Hola mi nombre es Federico, tengo 16, soy alto, 1.60mts, ojos pardos, buenísima apariencia física y corporal, esta historia ocurrió después de un entrenamiento de Rugby, esto realmente surgió raramente en mi vida.

Al terminar un entrenamiento de rugby, el entrenador nos ordeno ir a las duchas, habíamos ganado un juego, lo que aumento más mi alegría.

De pronto, todos los hombres del lugar comenzaron a pelar todo lo que tenían puesto, se paseaban en pelotas, exhibiendo orgullosos sus atributos sexuales, mi mirada no se podía despegar de la polla de mi amigo Manuel.

Manuel la tenia del largo del brazo de un bebe, era totalmente apetitosa, gruesa, con una cabeza que parecía un chupetín de cereza al que de un momento a otro alguien se arrodillaría y le daría una probadita.

Lo que más me llamo la atención fue que la tuviese tan parada y rígida después de haber hecho tanto ejercicio, -¿Qué miras?, ¿Estas bien?- me pregunto Manuel con asombro, claro que yo estaba bien, pero bien caliente, imagínense ver todo eso, tenerlo a solo un paso de la boca y tener que aguantarse las ganas, eso era algo que no podria ni pensarlo.

Me desnude yo también y me adherí al grupo que ya estaban enjabonándose todo el cuerpo en la ducha, la que por cierto quiero aclarar, era una ducha colectiva, es decir que no hay ni cortinas ni paredes que impidan ver tan tremendo paisaje a la hora de aseo.

Tenia unas enormes ganas de clavarme una paja en ese mismo instante, pero tuve que aguantarme las ganas y llegar a casa para descargarme.

Dejando atrás el ámbito de la ducha, nos vestimos y cada uno comenzó el retorno a casa desde el club, Manuel corrió rápido detrás de mí, con el fin de alcanzarme, yo estaba totalmente abochornado por lo sucedido anteriormente.

Por fin Manuel me alcanzo, me puso la mano en el hombro y totalmente agitado me dijo que lo esperara, que el iría conmigo por el mismo camino que yo debía recorrer para llegar a casa.

Al paso de las semanas todo transcurría con total normalidad, hasta que un día se vino lo inesperado, al terminar otro juego fuimos a las duchas como siempre, me desnude frente suyo como siempre, pero esta vez sin percatarme de su presencia en el lugar, yo estaba muy estresado por todo lo que me había pasado en las anteriores semanas y me demore al bañarme.

El se encontraba oculto entre la oscuridad del baño y yo no lo había visto, lo que más me sorprendió fue el no haberlo encontrado mientras me despojaba de mis atributos indumentarios, que en castellano se traduce como ropa, ja, ja.

Mientras yo me duchaba y me frotaba el santo jabón por cada parte de mi cuerpo y me miraba desde el anonimato, tenia una cara de excitación que no lo podía ocultar más.

Eran las 23:00 hrs. y no se sentía ni un alma en los alrededores del lugar, estaba todo demasiado tranquilo para mi gusto, son en situaciones como estas en las que los asaltantes y violadores suelen aparecer, yo obviamente prefería la segunda opción, ja, ja de repente mi amigo hizo su aparición estelar y todo comenzó a tomar forma y empezó a tener interés la situación, de a poco me empezó a interesar cada vez mas la forma en que Manuel intentaba captar mi atención.

Salió de la oscuridad en que se encontraba y se dirigió hacia mí, y obviamente estábamos en desventaja, porque el por lo menos estaba vestido y yo, listo para todo, además cabe destacar que el no era ningún estúpido, tenia todo bien preparado, había cerrado las puertas con llave, para que nadie pudiera ver nuestro acto carnal en mitad del suelo, había dejado solo una luz que iluminara el salón, creando un ambiente totalmente placentero, en su mochila había vaselina, preservativos y hasta un juguetito electrónico, de esos que tienen una forma alargada, dura y que al apretar un botón comienzan a vibrar como desesperados, ustedes entienden de cual clase de juguetito estoy hablando.

-Te he visto cada día durante los siete meses anteriores y no he perdido rastro de tus intenciones- me dijo con una voz sensual, el se encontraba detrás de mí y yo de espaldas a el.

-Quiero mamarte el pedazo de chorizote que tenes entre esas piernas súper apetitosas- eso fue lo ultimo que me dijo, después agarro vaselina y comenzó a pasársela por las manos, hasta concentrarla toda en su dedo mayor, el cual me introducía lentamente, con intenciones de dilatar lo ya dilatado por el agua.

Era bastante sorprendente esa situación, porque nunca me imagine que esa persona a la cual yo miraba con tanto deseo cada día estaría detrás de mí tratando de sacudirme un rato.

Me puse en cuatro en un banco que había en el lugar, y él pudo terminar con su cometido, el culo se me había dilatado como un embudo, era bastante agradable sentir como sus manos traviesas se colaban en mi ano.

Me entretuve viendo como Juancito colocaba tanto empeño en que esa noche se cumpliera la fantasía de ambos, creo que mi calentura era tal que ti tocaba madera incendiaria el lugar, pero bueno..., luego de dilatar majestuosamente el señor se coloco en el lugar que tanto trabajo le había costado ganarse, mi culo, yo pensé que tenia muchísima experiencia en el tema, pero era mas principiante de lo que había pensado, partiendo de la idea de que estaba tan caliente que le colocaba de un tirón, cosa que me gustaba, pero en ese momento me dolió muchísimo.

Así que decidí darle una muestra practica de los hechos necesarios para complacer mis deseos, lo recosté sobre la banca y le plante una paja impresionante, se le llegaron a saltar los ojos de lo bien que la pasaba, y eso que era solo el principio, después venia una de mis famosas mamadas eufóricas, gozaba pero impresionantemente.

Pero creo que quien menos que el otro lo podía creer, era yo, porque se me cumplía una fantasía que anhelaba hace un buen rato, nunca llegue a pensar que su palo fuera tan largo y duro, y que justamente yo fuera quien inauguraría ese mástil rígido, que se levantaba ante mi presencia entre sus piernas.

Me sentía como un naufrago solitario en el mar, que se aferraba a un pedazo de madera y que su vida dependía de ello para vivir, bueno, no tan exagerado, pero lo importante es que en ese momento me encontraba deseoso de experimentar el jugo de banana, ja, ja.

La cosa, es que estuvimos mas de dos horas en diversas posiciones tratando de concretar tal anhelo de hace mucho tiempo, me levanto las piernas hasta sus hombros y con total rudeza me la planto en medio del culo, podríamos decir que fue la plantada del burro, entraba, salía y volvía a entrar ese extraño que se endurecía untándome el culo con sustancias humectantes, una leche increíble.

Luego lo voltee y le abrí las nalgas con la mano, me plante una paja a mitad de su raya, mi éxtasis era mas de lo normal, escuchaba campanas sonando en mi cabeza y estrellas en mis ojos, no que perder ese momento de mi vida, sentía que podría haber filmado para no sacarlo de mi mente, pero por obvias razones no lo hice.

Después de tanto clímax y sexo desenfrenado, ¿qué otra cosa podría falta para interrumpir el momento inoportunamente?, si, alguien que moleste, y no podría ser otra persona que el guardia el lugar.

Golpeo la puerta y pregunto si estaba todo bien, porque la puerta estaba cerrada y había escuchado ruidos provenientes del lugar.

Le dije que estaba bien, que me estaba dando una ducha, que estaba muy contracturado, por eso los ruidos y que había cerrado la puerta porque creía que ya se habían ido todos del club y lo hice como medida de seguridad, y como el guardia ya me conocía, se fue, pero dejándome la advertencia de que era la una de la mañana y que era demasiado tarde para tomarse un colectivo en medio del campus.

Pero como no iba a estar bien, si mi fantasía se había cumplido por mas de dos horas de pura sacudida anal, fue justo en ese instante en que retorne al mundo real, y recordé que era la una de la mañana, el ultimo colectivo que me llevaría a mi casa pasaría en diecisiete minutos, y que no le avise ni a mis padres ni a mi hermana donde estaría y que seguramente deberían de estar súper preocupados por mi paradero.

Intentaba vestirme lo mas pronto posible, pero tenia a esa persona junto a mí que intentaba desnudarme mas, era una maquina sexual a la que le encantaba la gasolina con la que andaba, no habían pasado ni diez minutos que habíamos terminado que ya quería mas, por supuesto le dije que no insistiera, porque ese autobús era mi ultima esperanza para llegar a casa y que estaba súper apresurado.

Termine de vestirme y salí corriendo a la calle a tomar el autobús, en el momento en que cruce el recinto del club, vi como a lo lejos se iba mi tan preciado colectivo.

-Mala suerte, parece que ahora vas a tener que romperme el orto durante toda la noche – me dijo maliciosamente y riéndose de mí, sabiendo que yo si quería volver a casa.

-No te preocupes, le digo a mi chofer que me venga a buscar y listo-, dijo, sin preocupación alguna y con una calma que me sorprendía totalmente, al llegar el chofer, llamo a mi casa desde su celular y les dijo que no se preocupen, que me quede a dormir en su casa y que nos olvidamos totalmente de llamar, que estábamos bien y que terminamos de comer pizza y jugar videojuegos. Aparentemente mis padres le creyeron y todo volví a la normalidad.

Excepto por un detalle, que tendría que dormir en la casa del maniaco sexual ese, y ya sabia lo que esperaba de mí si durmiera en su casa.

Llegamos a su casa y me dio un tour por ella, yo no conocía su casa por dentro, era preciosa, se notaba que su padre era un prestigioso empresario, es mas, su sala era más grande que toda mi casa, era enorme.

Y por fin me mostró la habitación que yo no quería conocer, su habitación, -Esta es la cama donde esta noche me vas a romper el culo a porongazos – me dijo, tocándome la polla con toda insinuación.

Me tiro a la cama y me desnudo, y lo hizo sin siquiera cerrar la puerta, sus padres no vendrían de viaje sino hasta la próxima semana, así que me tranquilice un poco mas, pero su chofer andaba rondando y tenia como miedo de que nos viera.

-No te preocupes, él es demasiado discreto, además si llegara decir algo lo despido-
...


This page:




Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top
.