peperonity.com
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
Forgot login details?

For free!
Get started!

))Satanismo(( | passionata


))Satanismo((
event - Comics/Fantasy/Anime
Satanismo:
El satanismo es la religión donde se rinde culto a uno mismo, donde lo que nos gusta es bueno y lo que no nos gusta es malo, donde no hace falta creer en nada y donde nadie te dirá qué cosa hacer o qué cosa no hacer.

Nuestra vida es limitada, es nuestra y podemos hacer de ella lo que queramos. Tenemos instinto, razón, visión, un cuerpo que exige placeres, deseos que demandan satisfacciones y un grandísimo ego que no quiere dejar fruta sin morder. Es en este contexto que valiéndonos de nuestro libre albedrío decidimos dar la espalda a las creencias y dioses de nuestros ancestros para rendirnos culto a nosotros mismos y considerarnos nuestro propio dios, soberanos en nuestra egocéntrica concepción del universo y libres de toda atadura moral.

En el satanismo no hay ningún dios por encima de uno mismo, tampoco hay profetas guiados por la inspiración divina ni sagradas escrituras dueñas de la verdad absoluta.

Nosotros aplicamos nuestro criterio donde otros aplican su fe. Y sin tener que interpretar confusas traducciones de escritos milenarios, nuestra filosofía se reduce a conceptos muy simples, complicarla sería ensuciarla.

Debido a la falta de los elementos mencionados muchos califican al satanismo como una antireligión o simplemente como una filosofía, pero en cualquiera de los casos todos los satanistas concuerdan en reconocer a un arquetipo, Satanás, con sus determinados atributos e ideales los cuales nos representan, de modo que estas diferencias radican únicamente en las definiciones de religión, antireligión o filosofía que cada uno aplique en sus razonamientos

El vacío que deja esta ausencia de verdades absolutas lo completamos con nuestro instinto, el supremo dictador que llevamos dentro, quien decreta nuestros gustos y disgustos que luego serán tomados por la razón para convertirse en intenciones concretas.

Para nosotros no existen el bien y el mal más que como simples apreciaciones subjetivas vinculadas únicamente a opiniones personales.

Lo bueno es bueno porque te gusta y no a la inversa. Forzar el propio gusto partiendo de lo que otras personas consideran bueno o malo, moral o inmoral, es atentar contra uno mismo.

Tampoco creemos en una justicia universal que recompense lo bueno y castigue lo malo. Esto nos habilita a hacer tanto el bien como el mal, según nuestro criterio, con la plena certeza de que no recibiremos nada a cambio más allá del resultado directo o indirecto de nuestras acciones.

Las concepciones sobre el bien y el mal han variado radicalmente a lo largo de la historia, y aún más entre las diferentes culturas o civilizaciones. Esto nos muestra que la universalización de tales conceptos no es mas que simple moralina.

Aún así quienes transitamos por el Sendero Siniestro, o camino de la mano izquierda, concordamos en considerar bueno todo aquello que nos proporcione gratificación física, mental o emocional, que fortalezca nuestro individualismo y autosuficiencia o que reafirme nuestros instintos.

El satanista se considera a sí mismo como autor de sus propias creencias y creador de sus propios dioses.

Por supuesto, tomamos los atributos de Satanás que creímos convenientes, aquellos con lo que nos sentimos identificados, y desechamos los restantes, aquellos que le fueron otorgados por sus detractores. De este modo nos es fácil afirmar que nuestro dios nos representa inequívocamente dado que fue creado por nosotros mismos a nuestra imagen y semejanza.

Si tus dioses no te satisfacen, cámbialos, y si no encuentras otros mejores, olvídalos. Al fin y al cabo, si bien es cierto que pueden serte de utilidad, no son indispensables.

El rol de Satanás consiste en hacer de nexo con el universo mágico y punto de referencia entre los satanistas.

El nombre de Satán reúne varios conceptos en una sola palabra. Conceptos cercanamente emparentados entre sí y derivados todos ellos de la naturaleza humana y su entorno, nuestra naturaleza y nuestro entorno, de tal modo que vemos en él al modelo que nos identifica y representa, que iconiza nuestros ideales y que resume nuestra filosofía.

Esto sirve de fundamento capital a nuestra concepción de universo, tanto mágico como material, brindándonos por medio de sus legiones infernales un enlace con las fuerzas sobrenaturales del caos reinante en cielos, tierras e infiernos.

Más allá de esto, no cargamos ninguna otra responsabilidad sobre nuestros arquetipos. Incluso la mayoría de nosotros somos escépticos, ateos o simplemente carecemos de interés en filosofar sobre la existencia material de entidades que, de un modo u otro, igualmente sirven a nuestros propósitos y cumplen su función sin la necesidad de adjudicarles una forma específica.

No hay más pecado que la estupidez ni más castigo divino que las implicancias propias de la estupidez cometida.

Diferente de la falta de capacidad o conocimientos, la estupidez se refiere al error evitable y consiste en no lograr lo que uno se propone teniendo a disposición todos los medios necesarios para conseguirlo.

Si bien para nosotros existe un solo pecado, esté puede presentarse en una infinidad de formas diferentes tales como el fanatismo, la falta de perspectiva o cualquier otra cosa que resulte ser contraproducente.

Para los satanistas no hay blasfemias ni herejías. No necesitamos caer en una solemnidad que termine por volverse una carga ni obligarnos a respetar lo que nosotros mismos proclamamos como sagrado. Por tal motivo, si lo deseamos, nos es lícito cuestionar el satanismo, a Satanás y a su corte, burlarnos de ellos o negarlos según nos convenga. ¿Quién podría recriminárnoslo?

Haz lo que quieras, esta es la única ley, pero sé consciente y responsable de tus actos considerando sus posibles resultados. De este modo te corresponde el mérito sobre tus logros, así como la responsabilidad sobre tus fracasos.

Esta es la única ley, el resto son redundancias o simplemente sugerencias.

Todas las leyes de un estado democrático y tolerante deben ser respetadas ya que, asumiendo que éstas no atentan contra nuestra libertad, no hay ningún motivo para quebrantarlas. Cualquier premisa sobre la libertad ilimitada se refiere al individuo dentro de una sociedad y consciente de sus responsabilidades, y de ningún modo pretende promover o justificar la ilegalidad.

Al igual que como sucede con las leyes de la física o el paso del tiempo, nadie escapa a las leyes de la naturaleza, por esto y aunque sus interpretaciones puedan ser ambiguas, conocerlas, respetarlas y aplicarlas ayuda a un mejor desenvolvimiento en cualquier entorno.

El satanismo es una religión para los vivos. No rendimos culto a la muerte y no sabemos lo que sucederá con nosotros después de morir.

Lo único que podemos afirmar sobre este asunto es que nada que pudiera existir después de la muerte afectará nuestras elecciones mientras sigamos con vida.

Aún en el supuesto de que todas nuestras creencias fueran erróneas y tanto nuestras blasfemias como nuestras acciones, desviadas de lo que el resto de las religiones considera correcto, nos apartasen aún más de las promesas celestiales, nirvana o posibles reencarnaciones, aún en ese caso, rechazamos cualquier tipo de extorsión espiritual que implique abstenernos de lo que deseamos o desperdiciar nuestro valioso tiempo de vida haciendo lo que no deseamos hacer.



This page:




Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top
.