peperonity Mobile Community
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
Stay logged in
Forgot login details?

Login
Stay logged in

For free!
Get started!

:*:EL CIPITIO:*: | leyendas


:*:EL CIPITIO:*:
cipitio - Comics/Fantasy/Anime Newest pictures
.El Cipitío
Así era. La siguanaba estaba loca; la había visto, riéndose a carcajadas, correr por las orillas de los ríos y detenerse en las pozas hondas y oscuras. Cipitín emigró a las montañas y vivió en la cueva que había en la base de un volcán. Hace ya mucho tiempo, han muerto los abuelos y se han rendido las ceibas, y Capitán aún es bellos, todavía conserva sus ojos negros, su piel morena color canela, tadavía verde y olorosa la pértiga de caña con que salta los arroyos.


Han muerto los hombre. Se fueron los topiltzines, conos están los suquinayes, y el hijo de la siguanaba aún tiene diez años. Es un don de los dioses de así. Siempre huraño, irá a esconderse en los boscajes, a balancearse en las colores de los lirios silvestres. Cipitín era el numen de los amores castos. Siempre iban las muchachas del pueblo, en las mañanitas frías a dejarle flores para que jugara, en las orillas, del río. Escondido en el ramaje las espiaba, y cuando alguna pasaba debajo sacudía sobre ellas las ramas en flor.

Pero… es necessario saberlo. Cipitín, tiene una novia. Una niña, pequeña y bonita como él. Se llama Tenáncin. Un día Cipitín, montado sobre una flor se había quedado dormido. Tenáncin andaba cortando flores. Se internó en el bosque, olvidó el sendero, y recorriendo, perdida, por entre la breña, se acercó a la Coruña donde Cipitín dormía. Lo vio.


El ruido de las zarzas despertó Cipitín, que huyó saltando las matas. Huyó de flor en flor, cantando dulcemente. Tenáncin lo seguía. Después de mucho caminar, Cipitín llegó a una roca, sobre las filas de un volcán. Los pies y las manos de Tenáncin estaban destrozados porlas espinas del ixcanal. Cipitín tocó la roca con una shilca y una puerta de musgo cedió. Agarrados de la mano entraron, uno después de otro. Tenáncin de la última. el musgo cerró otra vez la caverna.


Y no se le volvió a ver. Su padre erró por los collados y algunos días después murió, loco de dolor. Cuentan que la caverna donde Cipitín y Tenáncin se encerraron estaba en el volcán Sihuatepeque (cerro de la muerte) situado en el actual deparatamento de San Vicente.


Han pasado los tiempos. El mundo ha cambiado, se han secado ríos y han nacido las montañas, y el hijo de la siguanaba aún tiene diez años. No es raro que esté, montado sobre un lirio o escondido entre el ramaje, espiando a las muchachas que se rien a la cuela del río. ¡Oh el Cipitín! Acuérdate de sus miradas que encienden el amor en el pecho de los adolecentes.



This page:




Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top